Este es mi sitio

Este es mi sitio
RICARDO DARIO PRIMO

domingo, 31 de mayo de 2009

Parque Paleontológico detrás de la Fábrica Textil

2 comentarios:

ECOPRADOS dijo...

Si bien nací en San Nicolás me crié en La Emilia hasta los 17 años...Mi papá Luis Fanchi carpintero toda su vida trabajó 30 y pico de años en La Emilia...Grandes recuerdos, amigos inborrables y ahora tristeza...No entiendo porqué no respetaron el Parque Paleontológico del Tajamar?? hoy leo en el Norte que ya dieron la orden de destruirlo...Leí que tiene un tamaño de 35 mts por 10 mts, sumamente pequeño y se debería (con la colaboración de TODOS) haber diseñado algún tipo de protección y que también cumpla con la contención de las aguas...Tantos recuerdos del Tajamar donde sobre tod concurríamos cuando "limpiaban la pileta" o en mi caso cuando venían parientes de San Nicolás, y pensar que nadabamos sobre estos fósiles, interesante no?...Mi papá desde la carpimtería de la fábrica (al lado de la chimenea) estaba pendiente de cuando abrían las compuertas y ESO SÏ era diversión, largarnos dentro del chorro de agua y aparecíamos como a treinta metros, que lindo....Recuerdo a Arcenio Lopez largandoce "en palomita" desde arriba de las compuertas con un gran estilo...Al linyera Olmos que vivía en un compartimiento del tajamar, etc,etc...
Bueno, mi nombre es Eduardo Fanchi (hijo menor de Luis Fanchi) , vivo en Bogotá, emigré hace 32 años y mantengo mis recuerdos muy frescos...Grandes saludos a mis paisanos Emilianos y si alguien me escribe sería fabuloso eduardofanchi@hotmail.com , SALVEMOS AL PARQUE PALEONTOLÖGICO, por favor y también contengamos las aguas...Cariños a todos los Emilianos/AS...
Eduardo Fanchi

Ricardo Primo dijo...

Estimado Eduardo: Soy Ricardo Primo quien adminsitra este blog y el autor de la Historia de La Emilia. Muy lindos tus recuerdos y me emociona saber de esos personajes que nombras. En este blog está mi dirección de mail y estoy a tu disposición. Se están haciendo algunas cositas en La Emilia. Lamentablemente ocurren estas cosas por algún motivo inexplicable. Un abrazo.